Crocs pierde demanda contra Evacol por patente sobre sus famosos zuecos.

 

La empresa Crocs Inc. había demandado a la colombiana Evacol por supuesta violación de los derechos de patente sobre su famoso producto sandalia. Crocs es famosa por haber ideado un estilo muy particular de calzado. Evacol ideo un producto, el cual sostiene nada tiene que ver con el de la brasileña. Mientras tienen mas de 250 modelos, sostiene la empresa colombiana, ellos reclaman solo la patente de tres. Los zuecos son un calzado genérico, y lo que sucede es que nuestros productos son de mas fácil acceso, afirman desde la empresa.

Luego de cinco años, la batalla judicial terminó y el resultado fue en contra de la brasileña. Para algunos, son los zapatos mas feos del mundo, sin embargo su venta es millonaria en el mundo, y muchas personalidades del mundo del espectáculo e incluso famosos chef las han elegido.

Para la justicia, el zueco es un calzado genérico tal como lo sostuvo Evacol.

¿Lo es?

Resultado de imagen para evacol imagenesctv-6tu-crocs

CONTINUARA…

Anuncios

¿QUE ES LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGIA? BENEFICIOS IMPOSITIVOS DEL REGISTRO DE LOS CONTRATOS DE TRANSFERENCIA TECNOLOGICA.

Hoy nos vamos a ocupar de un tema sumamente interesante e importante para el mundo empresarial, pero que muy pocas empresas conocen y por lo tanto aprovechan: LA TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA.

Previamente, veamos que entendemos por tecnología. La tecnología no solo abarca objetos que usa el hombre en su vida sino también sistemas y procesos, métodos de organización y técnicas.

Millones de años atrás, los primates vieron como podían hacer fuego a partir de las piedras. Los artefactos humanos más antiguos que se conocen son las hachas manuales de piedra encontradas en África, en el este de Asia y en Europa. Datan, aproximadamente, del 250.000 a.C., y sirven para definir el comienzo de la edad de piedra. Los primeros fabricantes de herramientas fueron grupos nómadas de cazadores que usaban las caras afiladas de la piedra para cortar su comida y fabricar ropa y tiendas. Alrededor del 100.000 a.C., las cuevas de los ancestros homínidos de los hombres modernos (véase Evolución humana) contenían hachas ovaladas, rascadores, cuchillos y otros instrumentos de piedra que indicaban que el hacha de mano original se había convertido en una herramienta para fabricar otras herramientas.

Sin duda una de las innovaciones más sorprendentes fue la agricultura. La agricultura, en cambio, le permitió establecerse en un lugar determinado y se formaron así las primeras aglomeraciones de población, creándose las bases para el desarrollo de las culturas superiores. La actividad agropecuaria permitió guardar excedentes de producción, con lo que se pudo alimentar a un mayor grupo de población, produciéndose un aumento importante de esta.

Los grandes avances tecnológicos han sido producto de la inteligencia y el saber. La ciencia aplicada ha permitido lograr cosas inimaginables para nuestros ancestros primates. No por nada decimos que esta, es la era del CAPITALISMO COGINITIVO:  “Concepto que designa el desarrollo de una economía basada en la difusión del saber y en la que la producción de conocimiento pasa a ser la principal apuesta de la valorización del capital. En esta transición, la parte del capital inmaterial e intelectual, definida por la proporción de trabajadores del conocimiento – knowledge workers – y de las actividades de alta intensidad de saberes servicios informáticos, I+D, enseñanza, formación, sanidad, multimedia, software – se afirma, en lo sucesivo, como la variable clave del crecimiento y de la competitividad de las naciones” (Vercellone 2004).

En las sociedades contemporáneas, la tecnología es sin lugar a dudas un elemento estratégico a nivel empresarial. Su impulso, es pilar para la creación y consolidación de una empresa en el mercado, sumando ventajas competitivas.

Existen diferentes modelos de gestión tecnológica e innovación, que pueden clasificarse según la fuente de innovación originaria, la procedencia de la necesidad tecnológica, etc.

  • Closed innovation: la tecnología emergente se desarrolla íntegramente dentro de la organización sin interferencia de otros agentes externos a ésta.
  • Open innovationla tecnología se desarrolla en colaboración con otros agentes externos a la organización, abriendo procesos y distribuyendo beneficios del trabajo en red entre todas las partes.
  • Technology-push, en los que la organización tiene la necesidad de llevar al mercado sus innovaciones, fruto de la actividad de investigación y desarrollo tecnológica que desarrolla.
  • Market-pull, en los que es el mercado el que demanda innovaciones tecnológicas y la organización la que trabaja por dar respuesta a éstas con soluciones innovadoras.

El proceso de transferencia de una nueva tecnología es el mecanismo habitual por el que las organizaciones van adaptando para adaptarse a los requisitos derivados del inicio de nuevos proyectos para realizar nuevos productos, servicios o procesos. Lo definimos como aquel “Proceso de transmisión científica, tecnológica, del conocimiento, de los medios y de los derechos de explotación, hacia terceras partes para la fabricación de un producto, el desarrollo de un proceso o la prestación de un servicio, contribuyendo al desarrollo de sus capacidades.”

El proceso de transferencia tecnológica como transmisión, adquisición o intercambio de tecnologías, se presenta en el contexto mundial actual, como una asequible vía de acceso al vertiginoso avance de la ciencia y la tecnología. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) define tecnología como: “… un conocimiento sistemático para la manufactura de un producto, la aplicación de un proceso o la prestación de un servicio, ya sea que dicho conocimiento se refleje en una invención, un diseño industrial, un modelo utilitario o una nueva variedad de fábrica, o en información o calificación técnica, o en los servicios de asistencia prestados por expertos para el diseño instalación, operación o mantenimiento de una fábrica, o para la dirección de una empresa industrial o comercial o sus actividades.”

De este modo, queda claro que, por tecnología, no solo entendemos un conjunto de conocimientos sistematizados y formalizados que permite fabricar un producto, aplicar un proceso o prestar un servicio, incluye también los conocimientos de índole organizativa y comercial, cuya importancia no es posible obviar en la vida industrial moderna; por lo que puede afirmarse que la tecnología no sólo se nutre de la aplicación del método científico, sino también del propio quehacer tecnológico y de la práctica concreta en sí misma. Es por ello que la doctrina cubana se pronuncia por un sentido más amplio al definir a la tecnología como un conjunto de conocimientos e información propios de una actividad que pueden ser utilizados en forma sistemática para el diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de productos o la prestación de servicios, incluyendo la aplicación de las técnicas asociadas a la gestión.

Podemos clasificar la tecnología del siguiente modo: (https://www.gestiopolis.com/fundamentos-teoricos-de-la-transferencia-de-tecnologia/)

1 – Según esté incorporada o no, a bienes tangibles.

Para comprender dicha clasificación es necesario explicar que la tecnología se encuentra reflejada en:

  • Textos, documentos técnicos, diagramas, dibujos, diseño, medios informáticos y todo soporte material conocido de información (el llamado software).
  • En las maquinarias, equipos, dispositivos, piezas de repuesto, productos terminados intermedios, que se conocen por tecnología incorporada (el llamado hardware).
  • En las personas (el llamado humanware). Las personas no sólo son las creadoras sino las portadoras por excelencia de la tecnología desincorporada, bien sea porque la hayan creado o porque se la hayan transmitido por diversas vías (en distintos centros de estudios e información como las universidades, institutos técnicos, en entrenamientos y capacitaciones técnicas especiales, o que el conocimiento de la misma provenga de su práctica y experiencia laboral).

Por tanto la tecnología puede ser:

  • tecnología desincorporada (simple conocimiento).
  • tecnología incorporada (conocimiento materializado en maquinarias, equipos y productos).

En la clasificación antes descrita está implícito el reconocimiento de que las maquinarias y productos no son tecnología en sí sino portadores materiales de la misma.

2 – Según la importancia que desempeñe en un proceso industrial dado:

  • Tecnología medular: Es aquella cuya importancia es vital para la correcta aplicación del proceso o fabricación del producto, es el “saber hacer” básico para ello.
  • Tecnología periférica: Aquella que no es imprescindible ni esencial para el proceso productivo. Casi siempre se endosa a la medular al vender la tecnología en forma de paquete.

3 – Según el nivel científico en ella reflejado:

  • Tecnología de avanzada: Es aquella altamente desarrollada y compleja. Incorpora los últimos adelantos científicos. Se caracteriza por una alta densidad de capital invertido en ella, conlleva poca utilización de fuerza de trabajo, pero ésta ha de ser altamente calificada.
  • Tecnología intermedia: Es aquella medianamente desarrollada, con relativa baja densidad de capital y alto uso de fuerza de trabajo. Se le conoce también con el nombre de tecnología apropiada, pues algunos autores conservadores plantean que ésta supuestamente, habría de ser la usada por los países en desarrollo, debido a su nivel tecnológico y a la necesidad de emplear fuerza laboral.

4 – Según el alcance de los conocimientos que la conforman:

  • Tecnología de producto: La clave de la tecnología de producto reside en los conocimientos que se tengan acerca de la composición y características del producto, y no del cómo se hace (por ejemplo los productos agroquímicos y farmacéuticos).
  • Tecnología de equipo: Es una variante de la anterior. Se observa en que la compra de un equipo no se concibe sin un traspaso de conocimientos técnicos, o sea, de cómo se opera y se trabajan los mismos.
  • Tecnología de proceso: El valor de dicha tecnología radica en los detalles del proceso de manufactura, siendo conocido el producto o equipo a producirse (procesos biotecnológicos, tecnología de construcción civil).
  • Tecnología de organización: Es vista como aquel conjunto de conocimientos sobre cómo organizar y estructurar la producción o la prestación de servicios y cómo comercializar los mismos.

Otra clasificación conocida es la que hace Tirso W Sáenz , quien clasifica la transferencia de tecnología de la siguiente manera:

1. Atendiendo a los elementos a los cuales se vinculan los conocimientos tecnológicos estos pueden ser:

  • Incorporados en objetos (hardware): Materiales, maquinarias, equipos.
  • Incorporados en registros (software): bancos de datos, procedimientos manuales.
  • Incorporados en el hombre (humanware): conocimientos, habilidades.
  • Incorporados en instituciones (orgware): estructuras y formas organizativas, interacciones, experiencia empresarial.

2. Atendiendo a la fase o momento en que se aplican, las tecnologías pueden ser:

  • Tecnología de producto: normas y especificaciones relativas a la composición, configuración, propiedades o diseño mecánico, así como los requisitos de calidad y presentación que debe cumplir un bien o servicio.
  • Tecnología de proceso: condiciones, procedimientos, detalles y formas de organización necesarios para combinar insumos, recursos humanos y medios básicos para la producción adecuada de un bien o servicio; incluye manuales de proceso, de planta, de mantenimiento, de control de calidad, balances de materia y energía, entre otros.
  • Tecnología de distribución: normas, procedimientos y especificaciones sobre condiciones de embalaje, de almacenamiento, así como de transporte y de comercialización.
  • Tecnología de consumo: instrucciones sobre la forma o proceso de utilización de un bien o servicio; esto responde a requerimientos del producto, hábitos y tradiciones, entre otros factores.

Entonces ¿que es la transferencia de tecnología y cuales son sus beneficios? Es la transferencia de conocimientos sistemáticos y soluciones a problemas técnicos que pueden adquirirse a través de maquinarias y dispositivos que las incorporen, inversión extranjera directa y/o mediante derechos de exclusiva sobre intangibles, para la fabricación de productos, aplicación de procedimientos o prestación de servicios.
La transferencia tecnológica a nivel de intangibles consiste en transferir conocimiento sistemático, que puede ser tácito o expreso. La transferencia de conocimiento tácito se da principalmente en entornos de interacción técnica nacional e internacional como el laboral, asesorías y outsourcing, en especial a través de conocimientos técnicos secretos.
El conocimiento expreso o codificado se contiene en soportes transferibles como documentos de patente, diseños, fórmulas, parámetros, planos, códigos de programación y memorias técnicas que pueden someterse al sistema de registro o conservarse bajo secreto empresarial, en todo o en parte. Estos bienes inmateriales pueden corporeizarse
en bienes tangibles que se intercambian en el mercado de productos como bienes finales o de producción.

Los contratos de licencias de tecnología son el paradigma de los contratos tecnológicos. Los contratos tecnológicos pueden ser definidos como aquellos «contratos entre un oferente y un demandante de un determinado conocimiento técnico presente o futuro, que se manifiesta en distintas modalidades de vinculación como asesorías, asistencia técnica, Investigación y Desarrollo (i+d), capacitación, transferencia, licencia, entre otros, y adquieren distintas naturalezas jurídicas» (Romano, 2006). Los contratos tecnológicos son celebrados entre personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, por un lado, y habitualmente una institución de educación superior pública, por el otro, los cuales tienen un objeto múltiple, como la prestación de un servicio tecnológico, la asistencia técnica, la licencia de una patente, entre otros, de modo que se puede decir que las notas comunes son que todos tienen un objeto tecnológico, que el demandante generalmente paga al oferente un precio en dinero, que una de las partes es demandante de esa tecnología y otra es la que posee el conocimiento técnico o tiene las capacidades para su desarrollarlo.

A los efectos prácticos, las cláusulas usuales en los Contratos de Transferencia son:

– Relativas a las obligaciones de ambas partes: Licenciatario y Licenciante.

– Forma de pago y las bases para el pago de las regalías.

– Carácter de la transferencia (definitiva o temporaria ) – Duración del Contrato.

– Asistencia Técnica que prestará el Licenciante.

– Limitaciones y otras condiciones para el uso de la tecnología.

– Obligaciones tanto del Licenciatario como del Licenciante con respecto al secreto sobre la tecnología.

– Fijación de la calidad de los bienes y servicios que se producirán durante el contrato.

– Exigencias en cuanto al modo de emplear la tecnología y sobre la calidad de los materiales a usar.

– Causas de extinción de la licencia.

– Garantías y sanciones para el caso de incumplimiento por las partes.

– Designación del Tribunal o del Árbitro Internacional a que se someterán las partes si lo pactaran.(http://www.saij.gob.ar/doctrina/dacf110084-castrillo conceptos_transferencia_tecnologia.htm

El sistema de registro de contratos de TT tiene por objeto generar una base de datos pública y promover la industria nacional, pero sin control previo. Actualmente se registran ante el INPI los siguientes actos en tres registros:

– Contratos de cesión (cambio de dominio) de registros de marcas, patentes, modelos de utilidad, modelos y diseños industriales.

– La transferencia de tecnología y licencia de marcas, provistas por sujetos de derecho con domicilio en el exterior, hacia receptores locales.

– Contratos que instrumenten la transferencia de tecnología y licencia de marcas, patentes, modelos de utilidad, modelos y diseños industriales, celebrados entre sujetos de derecho con domicilio en el país, tanto si es dentro del país como hacia el extranjero.

La licencia y el desarrollo de software se registran ante la Dirección Nacional de Derecho de Autor y tiene diferentes beneficios tributarios. Ante el el INPI sólo pueden registrarse
servicios de soporte y mantenimiento de software (implementación, asistencia técnica, capacitación etc.).

De acuerdo a la legislación argentina, dependiendo del propósito del contrato internacional, se pueden obtener beneficios directos sobre el Impuesto a las Ganancias.
Los contratos de TT estarán sujetos a los términos de los Acuerdos Internacionales para evitar la doble tributación, suscritos con Alemania, Australia, Canadá,
Brasil, Bélgica, Chile (denunciado, no vigente), Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Bélgica y Suecia.

– Permite utilizar una ganancia neta presunta más baja para calcular el impuesto del licenciatario por las regalías. La persona física o jurídica con domicilio en Argentina
podrá deducir como gasto lo pagado por la tecnología importada. La persona física o jurídica con domicilio en el extranjero se beneficia con la reducción de la cuota sobre la que debe pagar el impuesto a las ganancias

– En los contratos de asistencia técnica o consultoría de servicios no obtenibles en Argentina, la ganancia neta presunta para calcular el impuesto a las ganancias del licenciatario es del 60% del lcanon pagado.

– En los contratos de cesión de derechos, o licencias de patentes o marcas, u otro tipo de -transferencia de tecnología no excluida- , la ganancia neta presunta de estas transacciones es del 80% del monto de la regalía pagada (en lugar del 100% del monto de la regalía).

– Permite una menor retención del Impuesto a las Ganancias aplicado a regalías de los contratos registrados.

(http://www.latinamerica-ipr-helpdesk.eu/sites/default/files/factsheets/es_transferencia_de_tecnologia_en_argentina_0.pdf).

En nuestro país, la ley 22.426 es el margo legal de la TT.

CONTINUARA…

 

¿PORQUE PROTEGER UNA MARCA ES DARLE VALOR?


Cuando se tiene una reputación clara y positiva, el valor de la marca abre puertas.


La marca es, para su dueño, el activo mas importante de una empresa, sin embargo toda la gestión estratégica avocada a la identidad de la empresa y de la marca es solo una parte integral de la gestión del marketing estratégico. Crear una identidad atractiva y
duradera se logra gracias a la colaboración y al trabajo mancomunado de asesores de gestión estratégica e identidad; los directivos de marketing y marcas; los diseñadores
gráficos y de producto; las agencias de publicidad y relaciones públicas; las
empresas de arquitectura y diseño de interiores, y muchas otras personas que
ocupan cargos de gestión y creativos. El resultado es la estética de la empresa y
de la marca, es decir, unos atractivos indicadores y símbolos visuales y de otra
naturaleza que representan a la empresa y a sus marcas de una forma apropiada
y que deslumbran a los clientes mediante experiencias sensoriales; sin embargo todo ese trabajo puede ser insuficiente si no se aplica una adecuada protección y custodia de la marca durante todo su ciclo de vida. Ergo, es imprescindible  DARLES VALOR.

Veamos, en nuestra región, particularmente en nuestro país poco entienden los empresarios y comerciantes sobre la importancia de proteger una marca, cosa que si sucede en las economías más desarrolladas. Suiza, Suecia, Reino Unido, EEUU, Singapur, son algunas de las economías que comprender perfectamente la importancia de la innovación para el desarrollo y como protegerla.

En el ejercicio de la profesión, me sucede muchas veces, y debo confesar que incluso me enoja mucho, la postura tan cómoda y despreocupada, casi negligente que asumen mis clientes o consultantes sobre sus marcas. No entienden que no deben promocionar una marca en las redes sociales, sin protegerla previamente. No comprenden que la confusión marcaria implica mucho más que una simple asociación visual o fonética. Confieso que me frustra no hacerlos ver como con esa actitud displicente hacia su patrimonio simplemente lo pone en riesgo. En riesgo de incluso perder su marca.

Las redes sociales hoy, se han constituido en el sitio más apropiado para poder darse a conocer y sumar clientela, pero también es el más peligroso si la marca no se haya protegida.

LA MARCA ES UN ACTIVO, y como tal representa dinero, no liquido, es cierto pero si un valioso activo intangible. Entre las características que se evalúan a la hora de calcular el valor de una marca, se tiene muy en cuenta cómo fue la estrategia de protección desde el momento de su creación. Por ejemplo, se analiza para qué productos o servicios se registró la marca, la existencia de otras marcas confundibles, juicios iniciados contra la marca en cuestión, la existencia de oposiciones, intimaciones recibidas, su situación en el extranjero, es decir si está registrada en otra parte del mundo, entre muchos otros aspectos. Una marca puede representar cifras millonarias que muchas veces supera incluso a los activos físicos. Recuerdo un caso de un cliente, el hombre había quebrado. Ningún bien le quedaba para liquidar. Sin embargo la sindica al abrir un cajón se encontró con una cartulina que acreditaba la titularidad de la marca de la empresa. Le pregunta al hombre en cuestión que era eso, nada le responde, no vale nada. La síndico azorada le dice, señor, esto podría haber salvado  a su empresa. La venta de esta marca podría haber evitado la debacle que le sobrevino.

¿Se entiende porqué me frustro cuando intento hacerles ver lo que vale su marca?

Ustedes deben comenzar a pensar su marca como un CAPITAL, como un ACTIVO DE LA EMPRESA. Vivimos en los tiempos del capitalismo cognitivo; es decir, de aquellas prácticas económicas sobre las producciones de conocimiento enmarcadas en el capitalismo globalizado de finales del siglo XX y principios del XXI. Junto al capitalismo relacional y al capitalismo de los afectos es considerado la base del capitalismo sobre bienes inmateriales. Es pilar de la competencia. No se puede entender competir en los nuevos mercados sin una marca líder, estable, posicionada en el mercado, que marque tendencia, que mire hacia el exterior,en la que se invierta y que por sobre todo se encuentre PROTEGIDA.

Mas, la realidad indica que a la hora de presentar un producto en el mercado, son pocos los casos en que una empresa local se preocupa por desarrollar una adecuada estrategia de protección del nombre que éste llevará. Olvidan o ignoran que una marca FALSIFICADA pierde valor, se diluye. Se convierte en perdida no en ganancia.

Pero descuiden, seguiré siendo como una mama para mis clientes y no bajaré los brazos hasta que aprendan a valorar su marca, porque, después de todo ese es mi trabajo, y para eso soy buena, para cuidar a los mios.

CONTINUARA…

Aranceles

LAS VENAS ABIERTAS DEL EXPOLIO NAZI A LA CULTURA.

En el año 2006 una pintura de Gustav Klimt fue subastada por la suma de 135 millones de dólares. Pero ¿qué es lo que hace tan particular a esta pintura? Se trataba del retrato de Adele Bloch-Bauer I conocido como  la Dama Dorada una pintura que había sido expoliada a la familia judía Bloch-Bauer, y cuya octogenaria sobrina, Maria Altman, logró luego de una ardua lucha lograr que le fuera restituida.

Adele era la esposa de Ferdinand Bloch Bauer, un poderoso empresario azucarero de Viena. En su residencia solian reunirse personalidades de la talla de Sigmund Freud, el compositor Richard Wagner y el propio Klimt, quien para la época ya era un artista reconocido, y a quien le encargó retratar a su amada esposa Adele.

Para esa época, la ciudad de Viena se había convertido en centro de grandes avances y movimientos culturales, en la que coexistían artistas y pensadores de diversa índoles. Freud realizaba sus primeras teorias psicoanalíticas, a la par que Strauss componía Electra.

Adele murió en 1925 y su deseo fue que sus pinturas fueran donadas al museo de Belvedere, claro que la pobre Adele no sabía que trece años después la ocupación nazi vendría acompañada por el saqueo y robo descarado de todo el patrimonio de las familias judías, entre ellas las joyas y obras de arte de la familia Bloch-Bauer. El propósito de esto, según los nazis, era capturar el arte forjador de la cultura vienesa y que se encontraba en manos extranjeras.

Al finalizar la guerra, comenzaron a pergeñar diversos comites que pretendían identificar y restituir a sus dueños los objetos expoliados.

Pasaron muchos años hasta que una descendiente de Adele decidió entablar una batalla legal contra el gobierno austríaco para reclamar que le devolvieran las obras de arte que legítimamente pertenecían a su familia. Para la época, La dama de oro se había convertido en la Gioconda austríaca, y era considerada uno de los pilares de la sociedad, además de ser una de las joyas del arte mundial.

Pero el caso de El retrato de Adele Bloch-Bauer es uno de los miles de casos que hasta hoy existen. Aún hay miles de piezas que no han sido devueltas a sus legítimos dueños, muchas de ellas incluso pueden ser apreciadas en museos, como por ejemplo el cuadro titulado “Rue St. Honoré, aprés-midi, effet de pluie”, obra del pintor francés Camille Pissarro, uno de los fundadores del movimiento impresionista, tasado en 13 millones de euros, que el museo Thyssen-Bornemisza de Madrid se niega a restituir a su dueño, Claude Cassirer que afirma que el mismo pertenecía a su abuela Lilly Neubauer.

Si bien en la últimas décadas y frente a la presión internacional sobre la recuperación de arte robado por los nazis ha generado que se celebren diversos acuerdos internacionales sobre el tema, hasta hoy existen unas 25.000 piezas expoliadas. Mil pinturas de maestros medievales y renacentistas. Veintidós de ellas llegaron a España en 1944. Para su sorpresa, fueron bloqueadas en Bilbao: Holanda las reclamaba. Pero el Gobierno franquista impidió su restitución. Incluso el Prado, indiferente a su origen, quiso comprar dos cuadros. En 1949, Exteriores levantó el bloqueo. Miedl y sus tesoros (El Greco, Frans Hals, Van Dyck) se desvanecieron para siempre.  La aparición en Múnich de 1.280 obras en posesión de Cornelius Gurlitt, cuyo padre fue galerista de Hitler, ha avivado el debate. El Gobierno francés admite que en sus galerías hay 2.140 obras (de Tiepolo a Cézanne) que se creen expoliadas a familias judías. Alemania ha escudriñado 690.000 objetos de sus museos. Un 5% podría ser arte robado a los judíos.

Fueron recién en los años 90 cuando se comenzó a develar la política sistemática de robo que se había perpetrado contra los judíos, pero también la forma en que varios gobiernos, directivos de museos, dueños de galerías y comerciantes de arte se venían oponiendo a investigar sobre el tema y a restituir de manera efectiva los bienes y obras de arte a sus dueños. Asi, en 1998 se suscribieron los Principios de la Conferencia de Washington sobre arte confiscado por nazis, no de manera vinculante al incluir distintas legislaciones entre sus miembros, pero sí con la clara voluntad de investigar y llegar a acuerdos justos sobre obras del expolio nazi.

Tras la firma de los Principios, por ejemplo, el Parlamento de Austria aprobó una ley que obligaba a los museos la apertura de todos sus archivos y la devolución de las obras que se comprobara habían sido robadas por los nazis. Sin embargo, aún existen países en los que sólo se obliga a devolver lo robado a los museos públicos, no a los privados, o en los que si una persona alega que lleva más de 30 años con una obra robada, pero no sabía de su verdadero origen, la propiedad de su anterior dueño prescribe.

El problema es que como los Principios no son vinculantes, en una nueva reunión de seguimiento que se realizó en 2009 en Praga (República Checa), se hizo una nueva declaración, ahora con 46 Estados firmantes (incluidos los mismos tres de América Latina: Argentina, Brasil y Uruguay), en la que todos aceptaron reformar sus sistemas legales internos para adaptarlos a los Principios. Hoy, sin embargo, la mayoría sigue sin cumplir con su palabra.

La UNESCO aún tiene un instrumento normativo en preparación desde el año 2009 al que denomina Proyecto de declaración de principios relativa a los objetos culturales desplazados en relación con la Segunda Guerra Mundial, en varios informes, sin embargo hasta ahora nada hay en concreto y el camino jurídico es complejo, depende mucho de la fortaleza de los reclamantes, de la capacidad de sus asesores jurídicos y de las pruebas con que cuenten, una simple foto podría ser de gran valor, pero no es imposible y recorrerlo vale la pena, como lo demuestra la obra titulada “Retrato de un Hombre” y atribuida al taller del alemán Joos van Cleve (1485-1541), fue entregada a Henrietta Schubert y Christopher Bromberg, herederos de la familia Bromberg y que fuera devuelto por Francia a los herederos de Hertha y Henry Bromberg, quienes debieron exiliarse de Alemania en 1938; o los herederos de Alexander Lewin que lanzaron un procedimiento para obtener la restitución del cuadro en 2005, y que lograran se les restituyera el cuadro, “Paisana sin sombrero con pañuelo blanco”, del pintor Wilhelm Leibl (1844-1900) que formaba parte de la colección del museo de Bremen (norte) desde 1966. La restitución del lienzo de 37,5 cm sobre 29,5 cm se decidió luego de la investigación de una comisión especial encargada de recomponer su historia. El lienzo lo había comprado en la década de los treinta Alexander Lewin, un coleccionista de arte y dueño de una fábrica de sombreros.

La lucha de los herederos no es solo es una forma de hacer justicia ante tal genocidio sino también de cerrar o intentar al menos hacerlo, las heridas abiertas por el “robo y exterminio masivo” que supuso el expolio nazi y que aún siguen sangrando.

CONTINUARA…

 

LA BANALIDAD DE …

Hay quienes piensan que tengo una mirada cínica de las redes sociales. No es así, me encantan las redes sociales, ellas me han llevado a conectarme con gente que nunca pensé que podría alcanzar. Me acercan y acompañan, sin embargo, mi crítica se refiere al uso por momentos banal e irresponsable que hacemos de ellas.

Me llega por whatsapp un mensaje que me dice que si no reenvio el mismo a todos mis contactos, poco menos el cuco me comerá. Veo en facebook y en el twitter carteles que acusan a Dios y a María Santísima de delitos que ellos mismos se asombrarían de enterarse que se los acusa. Todo vale en los entornos virtuales, y nadie se hace cargo de nada.

Un jubilado se quita la vida en una oficina de Anses y una catarata de tuits maliciosos e inmorales se suscitan, el uso político de un evento tan triste da escalofríos.

Entonces, me pongo a pensar sobre sobre el modo de abordar este texto. Si con ironía, con preocupación o con un poco de ambas.

Guy Debord reflexiona sobre la sociedad del espectáculo. Según este autor, el mundo se divide entre una minoría perversa que domina el mundo a través de la desinformación y los ingenuos que la aceptan.

José Luis Fernández se refiera a la sociedad mediatizada como aquella que se ve transformada por las presencia de los medios que se van instalando en su seno. Verón, la entiende como aquella en la que todo lo que los sujetos e instituciones realizan lo hacen con el fin de ser difundido por los medios. No resulta difícil concluir que los medios se han convertido en nuestros amos y señores. Nos manipulan o nosotros somos realmente libres de creer lo que reflejan. No, ya no reflejan, ya la sociedad mediática se ha convertido en mediatizada. Los medios nos representan la realidad. La construyen. Que poder maléfico se ha desatado. Hemos abierto la caja de pandora y los resultados quien sabe cuales serán.

La innovación tecnológica ha repercutido en nuestra forma de ver y de vivir el mundo. Nos ha transformado culturalmente. La llegada de las plataformas mediáticas ha originado que traslademos casi toda nuestra vida a ellas: trabajamos, socializamos desde esos microsistemas que nos conectan y nos fagocitan. Vivimos en un ecosistema formado por los medios sociales.

No cabe duda que vivimos en un mundo dominado por las redes sociales. Toda nuestra vida o gran parte de ella se expone, se comercializa, se automatiza, se entrega a las redes sociales. Permitimos que un conjunto de algoritmos diseñados por algún programador en alguna parte determine que populares somos en el mundo virtual gracias a unos cuantos likes. Alguna vez, sin darnos cuenta, pasamos del “Pienso, luego existo” al “Si me likean, existo”. Resignamos  nuestra personalidad para construir un “perfil”. Y creemos que eso, es una “identidad”.

La pregunta es ¿somos conscientes de las implicancias que ello tiene en nuestra vida? ¿en nosotros mismos?. Nuestras relaciones se han visto alteradas, no terminas una relación con un novio, marido o amante, simplemente lo eliminas o bloqueas del facebook, instagram, whatsapp, tuiter y tantas cosas que era más fácil firmar un papel de divorcio.

Me recuerda la escena de la película Simplemente no te quiere, en la que el personaje de Drew Barrymore, abrumado afirma. “Un tipo me dejó un mensaje de voz, lo llamé a su casa. Me mandó un correo a mi Blackberry y le mandé un mensaje a su celular. Me mandó un correo a mi casa y la cosa se salió de control. Extraño cuando tenías un teléfono y una máquina contestadora y esa máquina contestadora tenía una cinta y la cinta tenía un mensaje del tipo o no lo tenía. Y ahora necesitas ir a todos los portales para que te rechacen siete tecnologías distintas. Es agotador.”

Y si, es agotador. Dejamos de leer las noticias en un diario para abrir la mágica interfaz del teléfono o la tablet y allí está el pajarito diciéndonos “¡hola! vengo a informarte más rápido, con mayores contenidos, aquí podés ver todos los medios que quieras. El mundo entero te espera, aquí.” Suena seductor, y también peligroso. Voy a mi facebook y veo los famosos carteles que huelen a podrido a kilómetros de distancia pero alguien lo viralizó y lo comentó enojado creyendo o queriendo creer que eso, es verdad. Pero no lo es. Es obvio, que no lo es, y me pregunto, porqué igualmente lo publica, si se  nota es una mentira más grande que la nariz de Pinocho. Pero lo publica: ella y ella y el y el y todos ellos y de repente está en todos lados como una bola de nieve que no podés detener.

Como dicen los autores de La banalidad de un tuit, la verdad es sacrificada en múltiples etapas de una forma banal. “Aunque el diablo sea el padre de las mentiras parece que, como otros grandes inventores ha perdido mucho de su reputación por las continuas mejoras que se le han hecho”. También sostiene que: “…algunas veces he pensado que si un hombre poseyera el arte de una segunda visión para ver las mentiras (…) de qué manera admirable se divertiría en este pueblo al observar las diferentes formas, tamaños y colores de los enjambres de mentiras que zumban alrededor de las cabezas de algunas gentes” nos dice Jonathan Swift en El arte de la mentira política. O las sabias palabras de Mark Twain: “… no pretendo insinuar que la costumbre de mentir haya sufrido decadencia o interrupción algunas… no. Y es que la mentira, en tanto virtud y principio, es eterna; la mentira en tanto recreación, respiro y refugio en tiempos de necesidad, la Cuarta Gracia, la Décima Musa, la mejor y más segura amiga del hombre, es inmortal, y no desaparecerá de la faz de la tierra. Mi queja se refiere sólo a la decadencia del arte de mentir. Ningún hombre de principios, ninguna persona en sus cabales, puede ser testigo de la forma de mentir torpe y descuidada de la época presente, sin dolerse de ver tan noble arte así prostituido”. (Sobre la decadencia del arte de mentir).

Todo ello sucede porque los usuarios reaccionan a las noticias en forma refleja y con un comportamiento emocional. En consecuencia, estados de ánimo como la indignación o la duda se propagan muy rápido. Las redes sociales son una red que actúa de forma nerviosa, que con poca provocación genera mucha reacción donde los usuarios buscan informaciones que confirmen sus expectativas.

Vivimos en los tiempos donde “la falsedad vuela y la verdad viene cojeando tras ella” (Jonathan Swift), en consecuencia, deberíamos replantear nuestro rol de palomas mensajeras.  

EL PROCESO DE LAS OPOSICIONES

Al presentar una solicitud de marca para su registro por ante el INPI (INSTITUTO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL) cada persona física o jurídica que lo realiza DEBE SABER que ingresa en un proceso que para quien no está habituado, resulta COMPLEJO. Una de las complejidades es el conocido como OPOSICION A LA MARCA. Veamos un poco como se desarrolla el proceso de registro de una marca, una vez presentada su solicitud:

La etapa de examen formal: donde el INPI revisa que no haya errores en los datos, forma de logos, clase internacional, papeles en regla de los representantes y apoderados, etc.
La etapa de publicación y oposiciones: aquí la marca se publica en un boletín, y se pone a consideración pública para que cualquiera con derecho se pueda presentarse a objetar la marca. Esta etapa es el objeto de este artículo.
La etapa de examen de fondo: El INPI analiza la marca y la examina, constatando que la misma cumpla con los requisitos previstos en la ley 22.362 y sus normas reglamentarias.

La oposición a una marca es la objeción planteada por cualquier persona en el expediente del trámite de registro. Se interpone dentro de los 30 días siguientes a la publicación en el boletín oficial de marcas, por escrito y con el patrocinio requerido por ley de un agente matriculado INPI. En este escrito, el opositor presenta los fundamentos referidos a cual es la causa de la oposición al registro de la marca. Casi siempre, las oposiciones se plantean por parte de otros titulares de marcas registradas, por considerar que dicha la marca presentada es confundible con la de ellos. La confusión debe existir en rubros iguales, semejantes o relacionados; con similitud visual, fonética o ideológica. Algunas otras cuestiones que suelen enfrentarse en un planteo de oposiciones tiene que ver con, por ejemplo, personas que si bien no tienen una marca registrada, invocan que poseen una marca igual o similar en uso desde hace tiempo, son los casos de la marca de hecho que si bien no encuentran legislados en la ley de marcas, si lo están en el acuerdo ADPIC; o personas que dicen tener la marca registrada y en uso en el exterior; o que la marca usa términos que pueden confundir al consumidor, o que la marca es solamente la denominación natural del producto, etc. Al momento de interponerse la oposición al trámite de marca, no hay un análisis del INPI para aceptar o rechazar los argumentos que fundan esa oposición. Por esto es muy importante el análisis del estudio que lo represente, quien le dará al titular de la marca atacada, un panorama de la legitimidad o no de la oposición.

Si se opusieron al registro de una marca, el trámite queda suspendido durante el plazo de un año. Durante ese año, el titular de la marca nueva debe lograr que quien interpuso la oposición, la levante. Si la oposición no se levanta en ese plazo, la marca se decretará abandonada (el efecto es igual a como si nunca se hubiera presentado a registrar). Si se levanta, el trámite reanuda su curso.

Muchas empresas o comerciantes permiten la convivencia pacífica de marcas cuando esta no implica CAPTACION DE CLIENTELA o CONFUSION DE LOS CANALES DE COMERCIALIZACION o bien POSIBILIDAD DE DILUCION MARCARIA, como ocurrió con la marca ASPIRINA, que por su uso generalizado terminó diluyéndose.

La OMPI al respecto, ha entendido que: “La expresión “coexistencia de marcas” describe una situación en la que dos empresas diferentes usan una marca igual o similar para comercializar un producto o servicio sin que por ello interfiera necesariamente la una en los negocios de la otra. Este fenómeno es relativamente común. Es frecuente que las empresas pequeñas usen marcas en una zona geográfica limitada o con una clientela local. Así, prácticamente cada ciudad francesa conectada a la red ferroviaria tiene en la estación de trenes una cafetería llamada Buffet de la gare. A menudo las marcas son el apellido de la persona que inició el negocio y, cuando se trata de apellidos comunes, no es raro que haya empresas similares con nombres idénticos o parecidos. Esto no tiene por qué llevar a ningún conflicto o litigio, siempre y cuando las marcas en cuestión sigan cumpliendo su función principal, que consiste en diferenciar los productos o servicios para los que se usan de los de la competencia. Los problemas surgen cuando esta función de distinción se anula porque las actividades de las empresas para las que se empezó a usar una marca determinada comienzan a solaparse. De este modo, marcas que hayan coexistido sin problemas en un momento dado pueden entrar en conflicto de repente. Este fenómeno es especialmente frustrante cuando ambas empresas usan sus marcas idénticas de buena fe; en otras palabras, cuando las dos tienen una trayectoria de uso efectivo de sus respectivas marcas, pero al expandirse empiezan a traspasar la una el territorio de la otra. En algunos casos, cuando dos empresas son conscientes de estar usando marcas idénticas o similares, tienen que tomar la decisión de establecer un acuerdo formal de coexistencia para evitar que el uso futuro de ambas marcas se superponga de tal forma que sea perjudicial o infrinja los respectivos derechos. En este artículo, se describen situaciones en las que puede surgir coexistencia, y se resaltan algunos puntos que hay que tener en cuenta al plantearse un acuerdo de este tipo.Debe hacerse hincapié en que prevenir es mejor –y más barato– que curar. Una de las precauciones esenciales a la hora de seleccionar y registrar una marca nueva es llevar a cabo una búsqueda lo más exhaustiva posible, recurriendo a profesionales en la materia. En principio, al realizar una búsqueda de marcas minuciosa, se reduce al mínimo el riesgo de toparse, una vez en el mercado, con otra empresa con una marca similar. Sin embargo, no hay búsqueda que sea infalible. Por lo tanto, es posible encontrar marcas idénticas o cuya similitud se preste a confusión, si la búsqueda no fue lo suficientemente amplia, o si no se tuvieron en cuenta otras categorías de productos y servicios que pueden acabar afectando la viabilidad de la marca que se propone. Del mismo modo, debe prestarse atención también a las marcas no registradas, ya que en muchos países las marcas notoriamente conocidas están protegidas aunque no estén registradas. A menudo, dos comerciantes descubren que están usando la misma marca o una muy parecida para productos idénticos o similares en lugares distintos. Pueden realmente no saber el uno de la existencia del otro durante años hasta que uno de ellos expande su negocio y empieza a usar la marca o presenta una solicitud de registro de su marca en el país en el que el otro desarrolla su actividad.1 ¿Qué ocurre en ese caso? Llegado ese momento, la oficina de marcas puede rechazar la solicitud, dado que entraría en colisión con los derechos previos adquiridos por el otro comerciante. También puede ocurrir que este último se oponga a la solicitud durante el procedimiento de oposición, o que entable una acción de nulidad una vez que se haya registrado la marca.
En algunas jurisdicciones de Derecho anglosajón (common law), se puede aplicar el concepto de “uso simultáneo leal”. Esta noción tiene en cuenta la naturaleza y la duración del uso, la zona geográfica de actividad comercial, y la honestidad de la adopción y del posterior uso de la marca. Un largo período de uso simultáneo (al menos cinco años) puede contribuir a invalidar una oposición, y a que se permita la coexistencia de dos marcas. Sin embargo, para llegar a la conclusión de que el uso simultáneo es leal, es necesario tener en cuenta toda una serie de factores, como las posibilidades que haya de que el consumidor se confunda. Así, los casos en los que se autoriza el registro a ambas partes, por ejemplo, con una zona geográfica de uso delimitada para la marca de cada empresa, son una excepción más que la regla.”

Es por ello que siempre es aconsejable encomendarle el trámite de registro de marca a un estudio especializado, cuyos abogados y agentes se encontrarán capacitados para asesorarlo y defenderlo con eficiencia y eficacia.

Somos el Estudio que Ud. necesita, no lo dude


 LA MARCA ES EL MENSAJE

LA BANDA QUE NO PODIA SER NOMBRADA: UN CASO DE LIBERTAD DE EXPRESION.

The Slants (Los rasgados) es una banda de rock asiatico-americana que pretendía registrar su nombre como marca. La solicitud fue rechazada por la oficina de marcas de los EEUU por considerar que dicho nombre resultaba ser ofensivo al aludir al rasgo fisonómico característico de los asiáticos: “sus ojos rasgados”.
Frente a dicha denegatoria, la banda se presentó ante los tribunales alegando la libertad de expresión contenida como derecho en la Constitución de los Estados Unidos.

La Corte Suprema de ese país se pronunció a favor de la solicitud de la banda, permitiendo el registro de la marca alegando que, no es posible impedir a un ciudadano manifestar la expresión de sus ideas. Revocó de este modo parte de la ley de marcas del país que bloqueaba el registro de marcas que se consideraran ofensivas.

El caso resulta interesante puesto que nuestra ley de marcas también impide el registro de aquellos nombres que se considere violenten la moral y las buenas costumbres o sean ofensivos y agraviantes, y porque nos permite reflexionar sobre un tema que hasta el momento no chocaba o se asociaba al derecho marcario: La libertad de expresión.

Si sostenemos que la comunicación es un derecho, y que como tal existe un derecho innato al ser humano a informarse, a acceder a la información, a transmitirla y a expresarla libremente, acaso siendo una marca un mensaje, esta no debe ser libre de expresarse libremente. Las marcas nos transmiten visiones del mundo, tendencias, hábitos, practicas sociales; construyen identidades. Una marca es una visión, la expresión de algo que se quiere decir. Podemos caso, censurarla impidiendo su registro por considerar que el nombre es ofensivo. Quien determina que es ofensivo y que no. ¿La sociedad? Sobre que base o fundamento.

En el Artículo 19 de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, se lee: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones”.

Se me viene a la mente un capítulo de la serie televisiva Mad Men, en la cual un “ejecutivo” de Jaguar (obviamente un personaje ficticio) le ofrece a una de las protagonistas la cuenta de la empresa a cambio de sexo. La empresa lejos de horrorizarse por la posibilidad de uso denigrante de la marca, respondió diciendo que a la firma le preocupaba mas la venta de autos que el comportamiento de sus falsos directivos. Prácticos, verdad. Como sea, la historia saben como termina: Heineken pagó para que su marca fuera incluida en la serie.

Según OTAMENDI: “Una forma de denigración sería la de referirse en publicidad a la marca de un competidor criticándola seriamente con ironía, pero siempre tratando de desmerecerla” es por ello que entiendo, mientras no exista un supuesto de aprovechamiento de marca ajena o denigración no puede prohibirse el registro de una marca alegando simplemente que es ofensiva en terminos generales sino provoca u perjuicio claro y concreto y perfectamente demostrable, maxime, que resulta necesario articular la aplicación de los principios de la libertad de expresión a las nuevas formas de comunicación producto de las nuevas tecnologías y las plataformas mediáticas.

Pero volvamos al país del norte, mi pregunta es sobre la base de los resuelto en el caso The Slants: ¿podrán ahora los “medias rojas” registrar finalmente su marca? o deberá seguir siendo un equipo sin nombre…

CONTINUARA …

LA MARCA ES EL MENSAJE

Vivimos en un mundo que construye y genera identidades. Desde un profesional, un partido político, un educador, un comerciante, organismos del Estado, personajes de la cultura, todos intentan construir una identidad y de este modo dejar su huella en un mundo liderado por la imagen y las marcas. Las marcas han revolucionado al mundo.
Allá por los años 60, Herbert Marshall McLuhan afirmaba que El Medio es el Mensaje.
“Nos estamos acercando rápidamente a la fase final de las extensiones del hombre: la simulación tecnológica de la conciencia, por la cual los procesos creativos del conocimiento se extenderán, colectiva y corporativamente, al conjunto de la sociedad humana, de un modo muy parecido a como ya hemos extendido nuestros sentidos y nervios con los diversos medios de comunicación” nos dice McLuhan en Comprender los Medios de Comunicación (pag25).
Para McLuhan, las nuevas tecnologías operan como extensiones del ser humano, la electricidad por ejemplo lo es del sistema nervioso, la rueda de las piernas, la vestimenta de la piel. Cada una de estas nuevas tecnologías introducen cambios sustanciales en los hábitos y costumbres de vida, en toda la sociedad y en el ser mismo ser humano. Las nuevas tecnologías modifican las relaciones del individuo con su entorno y consigo mismo, en consecuencia, lo importantes no es que una máquina produzca una Cadillac, sino las consecuencias de ello.
En este sentido es que McLuhan afirma que EL MEDIO ES EL MENSAJE: “En este sentido, es revelador el ejemplo de la luz eléctrica. La luz eléctrica es información pura. Es un medio sin mensaje. por decirlo así, a menos que se emplee para difundir un anuncio verbal o un nombre. Este hecho, característico de todos los medios, implica que el «contenido» de todo medio es otro medio. El contenido de la escritura es el discurso, del mismo modo que el contenido de la imprenta es la palabra escrita, y la imprenta, el del telégrafo. Si alguien preguntara: «¿Cuál es el contenido del discurso?» habría que contestarle: “es un verdadero proceso de pensamiento que en sí, es no verbaI. Un cuadro abstracto representa una manifestación directa de procesos del pensamiento creativo tal y como podrían aparecer en un diseño por ordenador. No obstante, lo que estamos considerando aquí son las consecuencias mentales y sociales de los diseños o esquemas en cuanto amplifiquen o aceleren los procesos existente. Porque, el «mensaje» de cualquier medio o tecnología es el cambio de escala, ritmo o patrones que introduce en los asuntos humanos. El ferrocarril no introdujo en la sociedad humana el movimiento ni el transporte, ni la rueda, ni las carreteras, sino que aceleró y amplió la escala de las anteriores funciones humanas, creando tipos de ciudades, trabajo yacio totalmente nuevos (McLuhan, pag31).
El discurso marcario implica construir sentidos para la circulación de los signos en la sociedad” define Diego Ontiveros.  El recorte de análisis es específico, analizamos la circulación del discurso marcario, como se construye el efecto de sentido en el universo de las marcas. Analizando productos, apuntamos a procesos.
Analicemos el logo de la empresa FedEx, que es la materia de la expresión que nos dará el quid para entender como se configura, lo cual será de suma importancia al momento de establecer la confusión(o no) marcaria que regula la ley de marcas (22.362, art. 3):entre la “E” y la “x” hay un espacio en blanco en el que se puede ver claramente una flecha que, subliminalmente, nos transmite rapidez y precisión: Parafraseando a McLuhan, LA MARCA ES EL MENSAJE.
La marca es un medio de comunicación, un foco de información sobre los productos, servicios que identifican, sobre el origen comercial de un producto, la reputación del fabricante, y las cualidades y características de los productos o servicios en cuestión. Debe ser analizada como el centro en torno al cual se establece la comunicación con los consumidores. La marca es un medio de comunicación y un derecho, razón por la cual la construcción de la marca debe ser analizada desde dos perspectivas: la jurídica y la comunicativa.

CONTINUARA …

PENSAR A LA COMUNICACIÓN COMO UN DERECHO.

INTRODUCCION

El siglo XXI es sin lugar a dudas, la era de la información. No podemos negar que las nuevas tecnologías han cambiado el universo de las relaciones humanas: las redes sociales, los buscadores de internet, los blogs, las publicaciones digitales, los correos electrónicos, han marcado un nuevo modo de relación de los seres humanos.

La inmediatez y simultaneidad caracteriza la comunicación moderna. La información es poder y la nueva era digital permite la participación de los ciudadanos de modos que en otros momentos hubiera sido impensada. No solo la permite, de hecho la fomenta. Todos comentamos, todos opinamos, todos nos sentimos libres de expresar aquello que creemos.

Antes de la era internauta, la libre expresión de las ideas, la participación activa del ciudadano era prácticamente limitada, algo puramente reservado a los profesionales, a los periodistas, puesto que el ciudadano común no tenía fácil acceso a los medios, sin embargo en la actualidad con un simple click, podemos opinar, debatir, criticar, expresar aquello que pensamos, con total independencia y con muy fácil accesibilidad. Esa es la magia de internet.

Internet ha facilitado la comunicación, ha posibilitado la expresión del pensamiento y la opinión, permite informar e informarse accediendo a diversas fuentes de información, ello ha ocasionado de modo inevitable que una nueva rama del derecho surja, veloz y vertiginosamente como esta nueva realidad, totalmente virgen y confusa que hasta el momento no tiene un código, ni siquiera una ley uniforme y completa, sólo algunas leyes que o se aplican por analogía o que son producto de las necesidades que van surgiendo y no resultan ni eficaces ni eficientes.

La comunicación ha evolucionado desde el agora en las que los antiguos griegos se reunían para debatir y dialogar hasta facebook, instagram y todas las redes sociales que existen y existirán, razón por la cual resulta necesario un cuerpo normativo, homogéneo y completo que contemple a los sujetos involucrados y las relaciones jurídicas que emergen en torno a esta nueva realidad virtual.

CAPITULO I

•DEL AGORA A FACEBOOK-

Expresarse es inherente a la naturaleza humana, históricamente ya encontramos las primeras manifestaciones de la expresión humana en aquellas bellas figuras grabadas en la piedra de las Cuevas de Altamira, en el norte de España. A lo largo de la historia humana podemos hallar las huellas del orante, del predicador, del poeta, del cantante y del músico, del pintor y del escultor, del filósofo y del teólogo atisbos de la cultura humana, y testimonio del paso del hombre sobre la tierra.

Sin embargo, no fue más que hasta el surgimiento de la civilización griega que encontramos las primeras manifestaciones conscientes del derecho a opinar y a expresarse libremente. Los griegos fueron una civilización con una gran conciencia jurídica. Para ellos el concepto de estado libre recaía en el respeto reverencial a la ley y no al gobernante.

En Atenas, tras la tiranía de los hijos de Pisistrato, Clístenes  estableció en la segunda mitad del s. VI las bases de la democracia ateniense alcanzadas bajo el gobierno de Pericles. La democracia ateniense se asentaba sobre los principios de eleuthería: ”la libertad”; isegoria: “la igualdad de palabra” o libertad de expresión; isonomia: “la igualdad ante la ley”. La justicia era una virtud, un valor fundamental. Isegoría” procede de ισος (isos = todos) y αγορα (agora=asamblea) y significa un sistema en el que todos hacen uso de la palabra de igual a igual. Se refiere a la posibilidad de los ciudadanos de poder participar en condiciones públicas iguales en el proceso deliberativo-decisorio. Los primeros medios masivos de comunicación, eran las plazas y los teatros.

Encontramos, así, en la antigua Grecia las primeras manifestaciones de la libertad de expresión: la parresia o como lo entendían los antiguos griegos la libertad de hablar, pero esta libertad de hablar exigía hacerlo con franqueza. Los griegos podían hablar libremente, pero debían hacerlo con franqueza, sin recurrir a la persuasión. Sin falsear los datos o como la estudió Michel Foucault, la práctica de decir la verdad “sin esconderla con nada”, bajo el riesgo del rechazo o la ira del interlocutor. Esta libertad encontraba su límite en la asebeia, o impiedad, delito que se castigaba con la muerte o el destierro y que implicaba temas de religión, precisamente prohibía la crítica a los dioses.

Foucault analizó el tema de la parreshia: “… Llegué a la noción y la práctica de la parrhesía a partir de la cuestión, tradicional en la filosofía occidental, de las relaciones entre sujeto y verdad. … El tratado de Plutarco sobre la adulación, “Cómo distinguir un adulador de un amigo”, es un análisis de la parrhesía o, mejor dicho, de esas dos prácticas opuestas que son la adulación y la parrhesía. … en su origen, la parrhesía es fundamentalmente una noción política. Con la noción de parrhesía, arraigada originariamente en la práctica política y la problematización de la democracia, y derivada hacia la esfera de la ética personal y la constitución del sujeto moral, puede verse el entrelazamiento del análisis de los modos del decir veraz… La parrhesía, etimológicamente, es la actividad consistente en decirlo todo: pan rhema. El parrhesiastés es el que dice todo. Así, en el discurso “Sobre la embajada fraudulenta”, Demóstenes advierte que es necesario hablar con parrhesía, sin retroceder ante nada, sin ocultar nada. … En el libro VIII de la República encontrarán la descripción de la mala ciudad democrática, una ciudad heterogénea, dislocada, dispersa entre intereses diferentes, pasiones diferentes, individuos que no se entienden. Esta mala ciudad democrática practica la parrhesía: todo el mundo puede decir cualquier cosa. En su valor positivo, la palabra parrhesía consiste en decir la verdad sin disimulación ni reserva ni cláusula de estilo ni ornamento retórico que pueda cifrarla o enmascararla. El “decirlo todo” es: decir la verdad sin ocultar ninguno de sus aspectos, sin esconderla con nada. (* Extractado de El coraje de la verdad (Curso en el Collège de France, 1983-84), de reciente aparición (Ed. Fondo de Cultura Económica).)

Sócrates, filósofo ateniense y maestro de Platón, pensaba que “sería más fácil eliminar al sol del universo que privar a la sociedad de la libertad de expresión”, bien podría decirse que defendió sus ideales hasta la muerte. Fue juzgado y declarado culpable, murió a los 70 años de edad envenenado con cicuta, por no reconocer a los dioses atenienses y corromper a la juventud. Se constituyó en una figura central como defensor de la parresia, un verdadero pilar en cuanto al derecho a opinar y expresarse libremente se refiere, teórico del diálogo ante la tesitura de expresar lo que piensa o de callar. Su conocido método socrático basado en la ironía y la mayéutica nos explica un poco su famosa frase: “Solo sé que no sé nada”

El afianzamiento del cristianismo, con las ideas de poder divino sumado al absolutismo monárquico, provoca prácticamente la desaparición de la libertad de expresión y pensamiento hasta finales de la Edad Media.

Si bien es cierto que el hombre ha tenido desde el comienzo de los tiempos una tendencia natural a expresar sus pensamientos de una u otra forma, y que en la civilización griega vemos las primeras manifestaciones de este derecho, lo cierto es que el derecho a la libertad de expresión y pensamiento nace en la modernidad.

En efecto, muchos siglos debieron pasar para llegar hasta el cogito ergo sum. La libertad de pensamiento será uno de los principales valores de la modernidad.

Descartes introduce la primera evidencia irrefutable, a través del concepto de la DUDA, de este derecho humano natural del hombre que es la libertad de pensamiento, del cual se derivan la libertad de expresión, opinión, información y derecho a la comunicación.

De la duda surgirá el primer axioma que servirá de fundamento a nuestro derecho: el dudar nos permite con toda claridad y certeza, tomar conciencia de un hecho revelador, estamos pensando, y si pensamos, existimos.

“¿Qué soy, entonces? Una cosa que piensa, Y ¿qué es una cosa que piensa? Es una cosa que duda, que entiende, que afirma, que niega, que quiere, que no quiere, que imagina también, y que siente Sin duda no es poco, si todo eso pertenece a mi naturaleza. ¿Y por qué no habría de pertenecerle? ¿Acaso no soy yo el mismo que duda casi de todo, que entiende, sin embargo, ciertas cosas, que afirma ser ésas solas las verdaderas, que niega todas las demás, que quiere conocer otras, que no quiere ser engañado, que imagina muchas cosas – aun contra su voluntad- y que siente también otras muchas, por mediación de los órganos de su cuerpo? ¿Hay algo de esto que no sea tan verdadero como es cierto que soy, que existo, aun en el caso de que estuviera siempre dormido, y de que quien me ha dado el ser empleara todas sus fuerzas en burlarme? ¿Hay alguno de esos atributos que pueda distinguirse de mi pensamiento, o que pueda estimarse separado de mí mismo?” (Descartes. Meditaciones metafísicas, Meditación segunda)

 Pero ¿qué sé yo si no habrá otra cosa, distinta de las que acabo de reputar inciertas, y que sea absolutamente indudable? ¿No habrá un Dios, o algún otro poder, que me ponga en el espíritu estos pensamientos? Ello no es necesario: tal vez soy capaz de producirlos por mí mismo. Y yo mismo, al menos, ¿no soy algo? Ya he negado que yo tenga sentidos ni cuerpo. Con todo, titubeo, pues ¿qué se sigue de eso? ¿Soy tan dependiente del cuerpo y de los sentidos que, sin ellos, no puedo ser? Ya estoy persuadido de que nada hay en el mundo; ni cielo, ni tierra, ni espíritus, ni cuerpos, ¿y no estoy asimismo persuadido de que yo tampoco existo? Pues no: si yo estoy persuadido de algo, o meramente si pienso algo, es porque yo soy. Cierto que hay no sé qué engañador todopoderoso y astutísimo, que emplea toda su industria en burlarme. Pero entonces no cabe duda de que, si me engaña, es que yo soy; y, engáñeme cuanto quiera, nunca podrá hacer que yo no sea nada mientras yo esté pensando que soy algo. De manera que tras pensarlo bien y examinarlo todo cuidadosamente, resulta que es preciso concluir y dar como cosa cierta que esta proposición: yo soy, yo existo, es necesariamente verdadera, cuantas veces la pronuncio o la concibo en mi espíritu.” (Descartes. Meditaciones metafísicas, Meditación segunda)

“Pasemos, pues, a los atributos del alma, y veamos si hay alguno que esté en mí. Los primeros son nutrirme y andar; pero, si es cierto que no tengo cuerpo, es cierto entonces también que no puedo andar ni nutrirme. Un tercero es sentir: pero no puede uno sentir sin cuerpo, aparte de que yo he creído sentir en sueños muchas cosas y, al despertar, me he dado cuenta de que no las había sentido realmente. Un cuarto es pensar: y aquí sí hallo que el pensamiento es un atributo que me pertenece, siendo el único que no puede separarse de mi. Yo soy, yo existo; eso es cierto, pero ¿cuánto tiempo? Todo el tiempo que estoy pensando: pues quizá ocurriese que, si yo cesara de pensar, cesaría al mismo tiempo de existir. No admito ahora nada que no sea necesariamente verdadero: así, pues, hablando con precisión, no soy más que una cosa que piensa, es decir, un espíritu, un entendimiento o una razón, términos cuyo significado me era antes desconocido.” (Descartes. Meditaciones metafísicas, Meditación segunda)

La libertad de pensamiento es concebida por Descartes como “evidente por sí misma”, en la medida en que todo hombre puede ser consciente de ella; como el derecho a seguir los dictados de la propia razón: “mientras quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese algo» [Discours VI: 32).

El pensamiento anula la duda cuando el ser humano toma conciencia que al dudar está pensando.

Entre los pensadores del siglo …. Baruch Spinoza (1632-1677) se destaca por su defensa de la libertad de expresión y pensamiento. Este filósofo nacido en Amsterdam, judío de nacimiento pero posteriormente excomulgado de su religión, escribe el Tratado teológico político en el cual defiende la libertad de pensamiento y expresión y propugna la separación del la Iglesia y el Estado.

Su compromiso con la libertad de pensamiento fue de tal magnitud que lo obligó a rechazar un cargo como profesor en la Universidad de Heidelberg porque a cambio se le solicitaba no perturbar la religión establecida. Pensaba que la religión no puede estar por encima del poder político, porque éste es el poder supremo: “En lo que concierne a la religión, no se podrá edificar ni siquiera un templo a expensas de las ciudades. No se fijará derecho alguno acerca de las opiniones, a menos que sean sediciosas y destruyan los fundamentos de la sociedad” (TP, Cap. VI, 40).

Sostenía que “hay que dejar a todo el mundo la libertad de opinión y la potestad de interpretar los fundamentos de la fe según su juicio, y que sólo por las obras se debe juzgar si la fe de cada uno es sincera o impía”. A la razón le corresponde el “reino de la verdad y la sabiduría” y a la teología, “el reino de la piedad y la obediencia”.

Para mantener el Estado y para que los individuos obedezcan sus leyes es necesario que el Estado conceda a los individuos total libertad de pensamiento y expresión. La libertad de expresión es la natural consecuencia de la libertad de pensamiento, y puesto que ésta no puede ser acallada, la primera debe estar ampliamente garantizada. Pues ésta es la única forma en que puede perdurar el cuerpo político que los individuos se han dado a sí mismos a través de un pacto para salir del “estado primitivo”. Mediante ese pacto, y para su seguridad, los individuos renuncian al derecho de ejercer la violencia y tomarse la justicia por su mano, pero   no   al   derecho   de   pensar. Es claro que parte de la misma concepción del Hobbes sobre el Pacto Social, solo que con atisbos de mayor tolerancia que este último. El filósofo inglés Thomas Hobbes (1588-1679) propuso por primera vez que el origen del Estado fuera un pacto entre todos los ciudadanos, negando así el origen divino del poder. Para Hobbes la libertad era considerada el origen del caos, en cambio Spinoza sostiene que: “si los hombres pudieran ser privados de su derecho natural, de suerte que, en lo sucesivo, no pudieran nada sin el consentimiento de quienes detentan el derecho supremo, éstos podrían reinar impunemente sobre los súbditos de la forma más violenta, cosa que no creo le pase a nadie por la mente. Hay que conceder, pues, que cada uno se reserve muchas parcelas de su derecho, las cuales dependerán, por tanto, de su propia decisión y no de la ajena” (TTP, p. 351).

Será un Estado sumamente violento aquel que intente obligar a sus súbditos a vivir en el ocultamiento y el fingimiento y que no permita a los hombres libres y honrados expresar pacíficamente su desacuerdo con las normas vigentes. De hecho, en la práctica no podrán establecerse leyes contra la libertad “sin gran peligro para todo el Estado” (TTP, 409), porque ello provocará, naturalmente, la resistencia y la rebelión por parte de los ciudadanos. La consecuencia de que la libertad quedase suprimida sería que “los hombres pensaran a diario algo distinto de lo que dicen y que, por tanto, la fidelidad, imprescindible en el Estado, quedara desvirtuada y que se fomentara la detestable adulación y la perfidia” (TTP, 415). Por tanto, la libertad “no sólo puede ser concedida sin perjuicio para la paz del Estado, la piedad y el derecho de las supremas potestades, sino que debe ser concedida para que todo esta sea conservado” (TTP, p. 419).

Ahora bien, la libertad de expresión ha de ser siempre permitida con tal de que las personas se comprometan a comportarse respetando unos límites: la justicia y la caridad hacia el prójimo. Así pues, si bien el derecho al disenso es algo consustancial a una sociedad libre, la libertad de disentir no significa en ningún caso el derecho de cada uno a obrar como le de la gana. A la hora de actuar, los individuos han de tener en cuenta la consideración del bien común.

“De los fundamentos del Estado (…) se sigue, con toda evidencia, que su fin último no es dominar a los hombres ni sujetarlos por el miedo y someterlos a otro, sino, por el contrario, librarlos a todos del miedo para que vivan, en cuanto sea posible, con seguridad; esto es, para que conserven al máximo este derecho suyo natural de existir y de obrar sin daño suyo ni ajeno” (TTP, p. 410-411)

No obstante, a menudo los Estados se extralimitan en sus funciones y recurren a la utilización del miedo y de la esperanza para mantener a los ciudadanos sujetos a su autoridad de una manera mucho más eficaz, pues quien gobierna a otro a través de esas pasiones “ha hecho suyos tanto su alma como su cuerpo, aunque sólo mientras persista el miedo o la esperanza” (TP, Cap. II, 10).

Imanuel Kant, se nos presenta como el padre del republicanismo moderno, fundador del derecho moderno como ciencia y asentó los principios de la idea del estado de derecho. Para el filósofo alemán, son fundamentales los derechos del hombre y es por preservar el respeto de tales derechos que propone a la República como el sistema de gobierno más eficaz para la defensa de los mismos. Basa su idea de republicanismo en tres principios: la división de poderes (ius civitatis); el imperio de la ley (ius gentium) y Ius cosmopolita, una federación de Estado libres, con derechos universales, en donde todos sean ciudadanos del mundo, sean libres de estar en cualquier lugar del mundo en cualquier momento y que todos sean titulares del ius migrandi, un derecho de libertad cosmopolita que hace que todos los derechos sean de la universalidad (http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-91932012000200005)

Para el filósofo alemán la libertad es: “Una facultad de subordinar todas las acciones arbitrarias a las motivaciones de la razón. Si podemos llamar libres a los actos humanos, no es porque ellos no estén sometidos a una legalidad estricta, sino porque no están determinados por causas externas (como serían, por ejemplo, los estímulos sensoriales), rigiéndose, en cambio, por una ley rigurosa de origen interno emanada de la razón misma” (Kant, en Barceló, 1989: 7)

Postula así, la libertad de expresión, fundamental para el desarrollo de la República, desde una doble dimensión, por un lado, la libertad de pensamiento propiamente dicha, como el uso privado de la razón, y la libertad de expresión como la libertad de hacer uso público de la razón íntegramente.

Kant defendió el derecho de hacer uso público de la razón, con la única restricción de que su uso arbitrario o abusivo no alterara el desarrollo del racionalismo que propugnaba la Ilustración. En cambio el límite de la libertad de pensamiento era puramente moral y reservado a la esfera privada del individuo. El libre pensamiento es inalienable, porque disponer de él significaría anular al “yo” autónomo y violar la ley interna.

Sin embargo, no fue con el surgimiento de unos de los inventos mas significativos de la historia, la IMPRENTA, cuando se da el nacimiento del derecho cuyo estudio nos ocupa: la libertad de expresión, que incluye la libertad de prensa, la libertad de información y perfila el derecho humano que estudiamos: el derecho a la comunicación.

Sin perjuicio de retomar el tema mas adelante cuando analicemos las nuevas tecnologías de la información, urge señalar que Herbert Marshall McLuhan en su obra Comprender los medios de comunicación afirmaba que las nuevas tecnologías son prolongaciones de los sentidos del hombre y que la intrusión de cada nueva tecnología en la sociedad había cambiado la manera de ver el mundo, así sucedió con la imprenta, y así sucede ahora con las nuevas tecnologías de la información.

McLuhan describe tres eras de la humanidad:

LA ERA PRE ALFABETICA O TRIBAL: La palabra es la que reina. La memoria humana es la única que permite almacenar la información. La oralidad predomina y por lo tanto cobra suma importancia aquello que se percibe a través de los sentidos. En tanto pudieran hablar no se concebía el analfabetismo.

LA ERA DE GUTENBERG: “La escritura es la visualización del espacio acústico. Iluminó la oscuridad” nos dice McLuhan. Esta era comienza con el alfabeto fonético y se extiende hasta la aparición de la imprenta. La tipografía no solo es una tecnología, sino también un recurso natural o materia prima, como el algodón, los bosques o el radio; y, como cualquier producto, configura no solamente relaciones de sentido propio, sino también modelos de interdependencia comunal”. (Marshall, p. 96)

Si en la era tribal predomina lo emotivo en la era Gutenberg todo será más racional. En efecto, para McLuhan el alfabeto fonético y con la imprenta el libro, permitirá al hombre ver al mundo como un proceso, con la posibilidad de discernir sobre aquello que se nos evidencia gracias a la escritura y la imprenta.

Mas con la imprenta fue avanzando la censura, y frente a ello fueron emergiendo los grandes pensadores que enarbolaron la bandera de la libertad en defensa del derecho a expresarse libremente.

John Milton fue uno de los primeros en alzarse contra el sistema de censura impuesto sobre todo por la Iglesia a través de la Inquisición. En su discurso Areopagítica abre el debate sobre la libertad de expresión como un libertad fundamental del ser humano, de la cual nadie debe ser privado.

Ya el título de su discurso resulta ser significativo en tanto que Areopago era la colina donde los jueces griegos juzgaban las ideas y los hombres y donde Protágoras y sus escritos condenados a la hoguera.

“Dadme la libertad de saber, de hablar y de argüir libremente según mi conciencia, por encima de todas las libertades”. Milton ubicaba la libertad de expresión como la cúspide y garante de todas las libertades y derechos.

EN 1.643 el Parlamento inglés había suprimido la libertad de imprenta y fue contra esa censura que Milton escribe su manifiesto sistemático en defensa de la libertad de expresión y contra la censura llamado Areopagística. Sostiene que, querer someter todo libro, antes de su edición a una comisión de censura hace pensar en los métodos de la curia papal y de la Inquisición, luego del concilio de Trento.

Milton afirmaba que el intelecto humano se acostumbrará a discernir el bien del mal, a asimilar y hacer suyo el primero y rechazar el segundo, reforzando su propia virtud.

*Memoria de la Comunicación /Hector Schmucler/ Editorial Biblos /

Mas, es en la filosofía liberal inglesa y estadounidense del siglo XVIII donde las ideas de libertad irrumpen con toda su fuerza y alcanzan su apogeo. Pensadores como Alexis de Tocqueville y John Stuart Mill se constituyen como verdaderos abanderados de las ideas de libertad del pensamiento moderno.

Alexis de Tocqueville, politólogo francés, obsesionado estudioso de la democracia de los Estados Unidos, escribió en su obra la Democracia en América que: “La soberanía del pueblo y la libertad de prensa son dos cosas totalmente correlativas. La libertad de prensa influye poderosamente en la opinión política y en general sobre todas las opiniones de los hombres. Modifica las leyes y las costumbres. En tal libertad los hombres se apegan a sus opiniones, ya sea por orgullo o por convicción.” (capítulo 3).

En el pensamiento de Tocqueville, la libertad de prensa es, la única garantía que queda al ciudadano una vez electos sus gobernantes, de libertad y seguridad frente a los desvíos del poder. La posibilidad de crítica sobre los actos de gobierno evita mayores males a pesar de los defectos que según el francés, esta (la libertad de prensa) posee. La opinión pública actúa como supervisor de los actos de gobierno, e intenta evitar las conductas indebidas o disvaliosas en que podrían caer los gobernantes en el ejercicio del poder.

El complejo camino que llevó del paso de las monarquías absolutas al surgimiento del estado de derecho y con ello el reconocimiento de las libertades ciudadanas y que culminará como veremos en el nacimiento de los derechos sociales, constituyen el nacimiento de las nuevas ideas del siglo s XVIII y XIX caracterizadas por la necesidad de poner límites a la autoridad, a los actos de gobierno, verán en la libertad de expresión y en la prensa como el más eficaz modo de controlar los actos de gobierno y a los gobernantes a fin de evitar los abusos del poder y el desvío a conductas indebidas.

John Stuart Mill sienta el principio de libertad en tanto asegura que el individuo tiene libertad de acción sobre todo aquello que no afecte a los demás.

«Sobre sí mismo, sobre su cuerpo y sobre su espíritu, el individuo es soberano» (Mill 1991: 49).

El tema principal de On Liberty es la importancia del individuo como ser dotado de autonomía, sienta “la doctrina de los derechos del individuo y la reclamación de que la naturaleza moral debe desarrollarse libremente por sí misma» (Mill 1986: 239-243; Berger 1984: 229-230).

Marta Bisbal Torres (La libertad de expresión en la filosofía de John Stuart Mill Por MARTA BISBAL TORRES Universitat de Lleida/ Dialnet) afirma que el ensayo On Liberty tiene como objetivo proporcionar una regla de conducta a la sociedad para proteger el interés vital a la autonomía de sus miembros. De esta lectura se desprende que las personas tienen un derecho a la individualidad. En esta obra Mill entiende que la libertad implica tanto la ausencia de obligaciones legales, como la ausencia de coerción del Estado ante el incumplimiento de las mismas. La autonomía es la que permite desarrollar las capacidades involucradas en las elecciones críticas e imaginativas. Las libertades clásicas que Mill enuncia en la introducción de On Liberty son indispensables para poder pensar y actuar de acuerdo con la propia voluntad. En la doctrina de Mill la libertad se convierte en un componente necesario para la felicidad. Estas libertades que dotan de contenido a la autonomía son (Mill 1991: 51): – libertad de pensamiento: «libertad de pensar y sentir la libertad absoluta de opiniones y sentimientos sobre toda cuestión práctica, especulativa, científica, moral o teológica»

– libertad de expresión: «libertad de expresar y publicar sus opiniones (…); como tiene casi tanta importancia como la misma libertad de pensar, y descansa en gran parte en idénticas razones, estas dos libertades son inseparables en la práctica»;

– libertad de gustos y de persecución de fines: «libertad de regular nuestra vida según nuestro carácter, de hacer nuestra voluntad, suceda lo que quiera, sin que nos lo impidan nuestros semejantes, mientras no les perjudiquemos, y aun cuando conceptúen nuestra conducta como tonta o censurable»;

– libertad de asociación: «libertad de reunirse para un objeto cualquiera que no perjudique a otro, siempre bajo el supuesto de que las personas asociadas son mayores de edad y no son forzadas ni engañadas». Mill destaca que es imprescindible que los gobiernos protejan estas libertades.

En 1791 la libertad de expresión se incorpora a la Constitución de Estados Unidos en la Declaración de Derechos de Virginia en su artículo 12 sentando el principio que “la libertad de prensa es uno de grandes baluartes de la libertad, y que jamás puede restringirla un gobierno despótico.”

Thomas Jefferson, se manifestó en la Declaración de Virginia de 1776, con estas palabras: “todos los hombres son por naturaleza igualmente libres e independientes, y tienen ciertos derechos que les son inherentes y de los que no pueden privarse ni desposeer a su posterioridad por ningún pacto, cuando entran en el estado de sociedad: el goce de la vida y de la libertad, con los medios de adquirir y poseer propiedades y de procurar y obtener la felicidad y la seguridad (artículo 10.)”.

En 1791, la Primera Enmienda a la Constitución Federal de los Estados Unidos, también conocida como Bill of Rights, contiene la primera formulación legislativa de la libertad de prensa en los siguientes términos: “el Congreso no aprobará ninguna ley que … coarte la libertad de expresión o de prensa…”

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 en Francia, recoge también el pensamiento liberal de la época respecto a estas libertades. En particular los artículos 10 y 11: “Nadie debe ser molestado por sus opiniones, incluso religiosas, siempre que su manifestación no altere el orden público establecido por la ley” (artículo 10). “La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre; todo ciudadano puede, pues, hablar, escribir, imprimir libremente, a reserva de responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley” (artículo 11).
CONTINUARA…

DONALD TRUMP: THE AMERICAN DREAM Y EL VALOR DE UNA MARCA

Donald Trump, se ha convertido en el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Nacido el 14 de junio de 1946 , proviene de una familia acomodada de Queens.

Si bien su fortuna la comenzó en el negocio de los bienes raíces, lo cierto es que DONALD TRUMP es su propia fuente de dinero.

Nadie como El comprendió rápidamente la importancia de la COMUNICACION y sobre todo el valor de ser una MARCA REGISTRADA. El hombre, un gran vendedor, entendió que lo mas redituable que podía vender era a si mismo, a través de un uso inteligente de los medios de comunicación y de convertirse en una marca que factura millones de dolares.

Ese hombre de gesto duro, ha convertido su propia imagen, su nombre y cada gesto en su fuente de ingresos. Sabe como nadie que lo comunica tiene influencia, para bien o para mal, aceptada o rechazada, no importa, el sabe que el tiempo diluirá cada palabra que diga pero su imagen y su nombre siempre permanecerán en el centro de la escena y la gente se verá cuasi “hipnotizada” por sus polémicas declaraciones y su extravagante estilo de vida y ello lo hará estar siempre allí, en el centro de atención.
Esa historia de una marca comienza allá por la década del 80, cuando luego de un negocio fallido comienza su debacle económica, y los bancos pretenden quedarse con todo lo que poseía, pero El al estilo TINA TURNER cuando decidió dejarle todo a IKE, EXCEPTO SU NOMBRE, Donald hizo lo mismo. Defendió su marca con uñas y dientes, sabia que era lo más valioso que poseia. Podían llevarse todo, el podría volver a construirlo todo con solo su nombre.

Así es que vendió pizzas, hamburguesas, tuvo un reality show y se convirtió en el 45° presidente de EEUU explotando su nombre y comprendiendo como nadie la importancia de la comunicación y de ser una celebridad.

DONALD TRUMP no es un hombre, es una MARCA… que vale millones y hoy gobierna uno de los países más importantes e influyentes del mundo.

Ahora … ENTENDES EL VALOR DE UNA MARCA.